Selecciona tu país

Select your regional site for more relevant products and pricing or visit the AVIRE global website.

Note: The product range varies depending on the region. Please select your country to see the available products.

Artículo

Sistemas de seguridad en ascensores con tecnología LED y 3D

Las barreras fotoeléctricas de los ascensores han sido la tecnología consolidada para proteger a sus ocupantes de los impactos de las puertas. Algunas tecnologías pueden mejorar aún más la seguridad y reducir significativamente el riesgo o los daños.

¿Cómo aumentan las barreras fotoeléctricas 2D y 3D la seguridad?

La mayoría de las barreras fotoeléctricas ofrecen una zona de detección bidimensional. Esto supone que solamente es posible detectar un objeto cuando ya se encuentra entre los bordes de la puerta del ascensor. Para mejorar esta situación, una opción adecuada sería ofrecer una zona de detección tridimensional que pueda detectar también parte del pasillo. Con él, las puertas recibirían la señal con mayor antelación cuando un objeto se aproximara, aumentando así la seguridad del ascensor y reduciendo los impactos potenciales de las puertas.

Algunos dispositivos utilizan un sensor adicional para crear la detección 3D, que normalmente va instalado en el travesaño, y esto aumenta el tiempo de instalación. Las barreras fotoeléctricas en las que la detección 3D la crea la propia barrera, sin necesidad de un tercer sensor, son las más cómodas de instalar. Además, ofrecen la ventaja añadida de garantizar que la proyección 3D sea relativa a la separación de las puertas. A medida que las puertas se acercan la una a la otra, la zona de detección 3D se reduce de forma relativa al riesgo de que se produzca un impacto, y normalmente se desactiva por completo durante los últimos 20 cm del tramo de cierre, aproximadamente.

Los detectores 3D ofrecen ventajas potenciales en muchas instalaciones, pero resultan particularmente relevantes en zonas con mucho tráfico, en las que puede que los ocupantes lleguen corriendo a tomar el ascensor, hagan cola para entrar en la cabina o arrastren objetos de grandes dimensiones, como carretillas.

¿Qué otras opciones de seguridad hay disponibles para puertas?

MEMCO by AVIRE ha dado un paso más para complementar la protección que ofrecen los dispositivos de seguridad para ascensores convencionales mediante la instalación de LED de colores a lo largo de cada barrera fotoeléctrica. Cuando están instaladas de forma dinámica (en las puertas de la cabina), estas luces resultan visibles como tiras a lo largo del borde principal de cada una de las puertas en movimiento. Durante el funcionamiento normal, los LED parpadean en verde mientras las puertas se abren, se iluminan en un verde fijo mientras las puertas están totalmente abiertas y parpadean en rojo mientras las puertas se cierran.

La intención original del diseño de Panachrome+ era mejorar la seguridad para las personas con discapacidades visuales o motrices. La visibilidad del borde de la puerta iluminado mejora la seguridad del ascensor, ya que facilita la identificación de su estado por parte de los pasajeros. Las indicaciones visuales también pueden complementarse con indicaciones de voz sonoras. Las «puertas parlantes» que avisan del cierre están dotadas de dispositivos integrados llamados anunciadores de voz.

Las indicaciones visuales y sonoras, combinadas con la detección 3D, reducen la probabilidad de que las puertas causen daños, lo cual es esencial en los casos en los que se introduzcan con frecuencia objetos lentos, pesados o de grandes dimensiones en la cabina.

Entre algunos ejemplos pueden estar las camillas que se introducen en ascensores hospitalarios, los carros de la compra en centros comerciales o los carritos de equipaje en aeropuertos u hoteles. En estas circunstancias, unas indicaciones evidentes del movimiento de las puertas del ascensor sirven como advertencia anticipada del cierre y pueden aumentar el tiempo que tiene un ocupante de reaccionar y evitar los impactos contra las puertas que se cierran

¿Qué barrera fotoeléctrica es la mejor según sus necesidades?

Al seleccionar una barrera fotoeléctrica adecuada para implementar una mayor seguridad en su ascensor, es importante tener en cuenta varios factores antes de tomar una decisión. El recuento de diodos, el número de haces y el tiempo de respuesta desempeñan un papel a la hora de determinar el rendimiento relativo de un detector particular, por lo que ninguna de sus características debe juzgarse de forma aislada.

Analicemos en mayor profundidad cómo funcionan cada una de estas características.

Recuento de diodos

La característica más importante de una barrera fotoeléctrica es el número de diodos que contiene. Este número está relacionado con el objetivo más pequeño que se puede detectar, en particular en los bordes del detector. Cuantos más diodos, mejor cobertura.

Número de haces

Cuando están correctamente implementados, los haces diagonales mejoran la capacidad de detección para objetos más pequeños. El uso de un patrón cruzado con cuatro o cinco escaneados por diodo proporciona fácilmente una detección de 12 mm (el grosor del dedo de un niño) en prácticamente cualquier punto entre los detectores, a excepción de en los bordes de estos.

Sin embargo, el número de haces indicado solo está disponible con separaciones amplias, y a veces los haces tienen una sensibilidad tan débil que, en términos efectivos, resultan redundantes. El aumento adicional del recuento de haces (tres arriba y tres abajo) no mejorará el rendimiento. Tenga en cuenta que el número de haces puede utilizarse como una treta de marketing para sugerir un mejor rendimiento.

Velocidad de escaneado

Algunos fabricantes de barreras fotoeléctricas afirman que los sistemas de haces diagonales descompensados con una mayor velocidad de escaneado ofrecen mejoras de rendimiento en comparación con las tecnologías competidoras. En realidad, eso no es así.

Imagínese dos detectores que utilicen el mismo método de escaneado en diagonal, justo hasta el momento en el que se cierran las puertas. El detector A tiene 32 diodos, mientras que el B tiene 24.

Cuando las puertas están aproximadamente a 600 mm o más de separación, el detector A cambia a un patrón de dos haces hacia arriba y dos hacia abajo, ofreciendo así cuatro escaneados por diodo. Esto aumenta drásticamente la densidad del patrón de haces.

El objetivo de 50 mm se utiliza como referencia en la prueba de detectores. En los siguientes escaneados se compara el rendimiento con un objetivo de 50 mm para los detectores A y B. Una línea continua indica una detección completa, mientras que una discontinua muestra las zonas en las que no se detectan los objetivos. Como puede verse, en el detector B hay muchas lagunas, pero el A no presenta ninguna.

El detector B resulta especialmente débil cuando las puertas están a punto de cerrarse: tiene una sensibilidad de cierre muy pobre con un objetivo relativamente grande.

El impacto de estas lagunas tan grandes puede aumentar indirectamente el tiempo de respuesta del detector hasta varios segundos. Las puertas tendrán que desplazarse una distancia bastante notable hasta que se pueda detectar un objeto, por ejemplo, una mano. El detector B podría realizar el escaneado muy rápido, pero lo haría en vano si no puede detectar la mano de una persona durante varios segundos.

Tiempo de respuesta

El tiempo de respuesta de un detector es un factor secundario. Nunca se ha considerado importante reducir el tiempo de respuesta ni en la etapa de diseño ni en la de especificación, ya que no resulta esencial para su rendimiento.

Las puertas del ascensor se desplazan a velocidades bajas para evitar el daño físico a los ocupantes o al equipamiento. Los detectores están instalados entre las puertas interiores y las exteriores. La profundidad de las puertas (la distancia entre la parte delantera y la trasera) hace que haya varios centímetros de espacio desprotegido.

Las puertas que se cierran relativamente rápido presentan un mayor riesgo de impactar contra personas o equipamiento (cochecitos, sillas de rueda, carritos, etc.). La velocidad típica de cierre de la puerta de un ascensor es de 0,5 m/s. Esto quiere decir que, en 100 ms, la puerta solamente recorrerá 5 cm hasta que se activen los detectores. Las puertas en sí tienen inercia, de modo que seguirán desplazándose una corta distancia incluso después de la activación.

Los detectores con mejor capacidad de escaneado o mejores tiempos de respuesta tienen muy pocas ventajas perceptibles para el usuario final. Es poco probable que alguien se dé cuenta de la diferencia en el desplazamiento de la puerta entre un detector que pueda responder en 50 ms y otro que tenga un tiempo de respuesta de 100 ms.

Los productos de detección de MEMCO suelen escanear a una velocidad de en torno a 1,5 ms por diodo, a lo que se le debe añadir un breve tiempo adicional al final del escaneado para el procesamiento. Esto supone que un detector estándar de 32 diodos tiene una velocidad de escaneado de aproximadamente 70 ms. Sin embargo, este cálculo se aplica al más desfavorable de los casos. En el momento en que un haz se obstruye, se activa el resultado en el hardware en cuestión de milisegundos. El tiempo de respuesta promedio, por consiguiente, será mucho menor, del orden de 40 ms.

El Panachrome+ ofrece la opción de un controlador adicional, que puede conectarse mediante un CANBus para la supervisión remota, lo que ofrece una capa de seguridad y control adicional.

Resumen

Como se ha mencionado anteriormente, las barreras fotoeléctricas aumentan al máximo la probabilidad de que la instalación sea conforme a la normativa. Sin embargo, dada la variedad de alternativas en el mercado de los bordes para puertas de ascensor, resulta importante recordar qué supone realmente cada una de las características y cómo funcionan, para asegurarse de que se esté invirtiendo en medidas de seguridad que se ajusten a sus requisitos.

Lo principal que se debe tener en cuenta al decidir qué tecnología elegir para los bordes de puertas en la instalación de su ascensor es lo siguiente:

  1. El número de diodos es la característica más importante de un detector. Un detector de 32 diodos detectará objetos más pequeños que un modelo de 24 diodos, y lo hará más rápido.
  2. El número de haces de un patrón determina el objeto de menor tamaño que puede detectarse en cualquier punto del campo.
  3. El tiempo de respuesta de un detector es un factor secundario. La velocidad de cierre de la puerta determina que la diferencia entre los tiempos de respuesta de 45 ms y 70 ms tiene un efecto despreciable.

Para obtener más información sobre nuestra solución de barrera fotoeléctrica líder en el mercado para disfrutar de una seguridad óptima en su ascensor, visite la página de nuestro Panachrome+.