Los edificios inteligentes a menudo se denominan también «edificios automatizados», «edificios domóticos» o edificios con tecnología inteligente. Un edificio inteligente es una estructura que utiliza procesos automatizados para el control automático de sus sistemas, como los de calefacción, ventilación, aire acondicionado, iluminación y transporte vertical, entre otros. Estos edificios normalmente utilizan sensores, accionadores y microprocesadores para recoger y tratar datos en relación con las funciones y los servicios de un negocio.

La infraestructura de los edificios inteligentes permite a sus propietarios, operarios y administradores mejorar la fiabilidad y el rendimiento de las instalaciones. Los objetivos son, entre otros, disminuir el consumo de energía, optimizar el uso del espacio y reducir la huella ecológica de los edificios. Principalmente, los edificios inteligentes ayudan a sus ocupantes a ser más productivos, siendo a su vez más rentables que los que no están automatizados.

Gestión de edificios inteligentes

La tecnología moderna está transformando la gestión de los edificios. La gestión de edificios inteligentes ofrece información exhaustiva sobre el rendimiento de las instalaciones del edificio, lo que permite maximizar el tiempo de actividad y facilita la resolución de problemas antes de que surjan. En pocas palabras, la gestión de edificios inteligentes protege las inversiones en edificios y garantiza su mantenimiento óptimo de un modo sencillo. Al anticipar posibles problemas, impulsa una evolución de los procesos, de proactivos a predictivos, y proporciona datos analíticos que permiten actuar en consecuencia. El administrador del edificio obtiene una visión global del rendimiento de las instalaciones en tiempo real.

Desplazamientos de personas en los edificios

El desplazamiento de personas en los edificios, llamado «flujo de personas», también ha cambiado de forma drástica a lo largo de los años. Los edificios han pasado de usar escaleras para el desplazamiento de personas entre sus plantas, pasando por ascensores operados por ascensoristas, hasta llegar a los actuales ascensores con botones automáticos. Las soluciones que ofrece el Internet de las cosas (IoT), junto con las expectativas de los consumidores, están impulsando un cambio en la forma en que los ascensores se diseñan y construyen para facilitar el flujo de personas.

¿Qué es un ascensor inteligente?

Los ascensores inteligentes utilizan sensores en el hueco del ascensor y en la cabina para recoger datos y permitir la supervisión de su rendimiento en tiempo real. Los nuevos tipos de ascensores inteligentes ofrecen un valor añadido importante a la empresa de mantenimiento y al propietario del edificio, que tienen la responsabilidad de mantener los ascensores operativos para optimizar el edificio y ofrecer accesibilidad a sus ocupantes.

Los técnicos de mantenimiento se benefician de un tiempo de inactividad reducido gracias a la supervisión en tiempo real que ofrecen los ascensores inteligentes. Los ascensores no operativos por trabajos de mantenimiento no programados son un inconveniente para los usuarios del edificio; además, a menudo, el personal de mantenimiento no está disponible de inmediato. Esto genera frustración e impide el acceso a algunas áreas a aquellas personas que dependen de los ascensores. Con una solución efectiva de supervisión, los técnicos de mantenimiento pueden vigilar de cerca la eficiencia operativa de los ascensores. Esto implica que no solo pueden anticipar posibles problemas, sino que además se puede reducir mucho el tiempo de inactividad de los ascensores. Los administradores de los edificios tienen una preocupación menos al saber que cualquier problema con sus ascensores se detectará a tiempo y se resolverá con rapidez.

Además de la supervisión de la actividad de los ascensores, la introducción del control de destino para gestionar el flujo de personas en un edificio ha transformado el sencillo acto de desplazamiento de los ocupantes entre sus plantas. En vez de apretar un botón para subir o bajar, los ocupantes seleccionan en el vestíbulo la planta a la que desean ir y se les dirige al ascensor que los llevará a su destino con el menor número de paradas. El sistema se puede configurar para evitar grandes acumulaciones de personas en el vestíbulo a la espera de transporte vertical en horas punta.

El futuro de los ascensores inteligentes

La tecnología de los ascensores inteligentes está avanzando rápidamente y está impulsada por las expectativas de los consumidores y la necesidad de datos en los sistemas de los edificios. Datos como la calidad del trayecto en ascensor, el número de ciclos de puertas, la temperatura de servicio y la vibración en el hueco del ascensor indican la eficiencia operativa del ascensor y pueden ser muy valiosos para la empresa de mantenimiento. Como es el caso en muchos otros sectores, el futuro de los ascensores inteligentes está en el mantenimiento predictivo y preventivo que, sin duda, transformará la dinámica del sector y mejorará la accesibilidad para todos.

Compartir artículo

Productos relacionados

Pongase en contacto con nosotros en relación a un proyecto

Contacto