En agosto de 2014 se publicaron en Europa dos nuevas normas que cubren los requisitos de diseño (EN 81-20:2014) e instalación (EN 81-50:2014) de elevadores. Estas normas reemplazan a las normas EN 81-1:1998+A3:2009 y EN 81-2:1998+A3:2009 que contaban ya con 15 años de antigüedad y requerían una modernización para cumplir con los requisitos modernos de seguridad. Se espera que las nuevas normas también sean adoptadas en China, América del Sur y Australia.

La norma EN 81-20 dicta el diseño de los requisitos para elevadores de pasajeros, así como también para elevadores de pasajeros y de mercaderías, sin importar el sistema de motriz utilizado. La norma EN 81-50 describe los componentes de seguridad, así como los métodos de investigación y cómputo.

Numerosos factores han influido en la creación de estas nuevas normas, como por ejemplo:

  • Las mejoras en la seguridad originadas por los cambios en la tecnología comprobada y la necesidad de reflejar los cambios en la tecnología de punta;
  • La incorporación de aspectos de salud y seguridad esenciales;
  • Los requisitos de las modificaciones de las Directivas de la UE;
  • La eliminación de errores informados;La aclaración del texto y la incorporación de las propuestas resultantes de los pedidos de interpretación.
  • Ahora no hay más normas diferentes para los elevadores hidráulicos. El análisis de riesgo y el cumplimiento con los requisitos esenciales de la Directiva concerniente a elevadores son clave.

Son ejemplos de los nuevos requisitos:

  • Mayor potencia de las puertas, la cabina y el pozo;
  • Mayor iluminación en la cabina del elevador;
  • Necesidad de evitar que las personas tengan que salir de la cabina si se detiene entre pisos;
  • Mejora de los materiales utilizados en el recinto de la cabina (materiales ignífugos y vidrio de seguridad);
  • Mejor clasificación de las condiciones de carga y seguridad en el uso de vehículos de carga (montacargas, etc);
  • Mayor espacio de seguridad en el foso y en la altura libre de paso;
  • Una estación de control de foso y mejor control superior de la cabina;
  • Mejor acceso al foso (escaleras, posiciones de control, etc.)
  • Iluminación de emergencia en el techo de la cabina;
  • Mejora de la barandilla en el techo de la cabina;
  • Un control de desvío de puerta para evitar el desvío deliberado de los circuitos de seguridad (mediante “cortos”).

Tanto la norma nueva como la antigua tendrán validez durante la fase de transición vigente de 36 meses, pero a partir de agosto de 2017, las normas EN 81-1 y EN 81-2 ya no serán aplicables.

¿En qué afecta la norma EN 81-20 a los detectores de puertas de elevadores?

La parte específica de la norma relativa a los detectores de puertas de elevadores está cubierta en la sección 5.3.6.2.1.1 de la norma EN 81-20:

5.3.6.2.1.1 Puertas accionadas por mando automático

Se aplica lo siguiente:

  1. a) La energía cinética de la plataforma y/o puerta de la cabina, y los elementos mecánicos que están conectados rígidamente, calculada o medida a la velocidad de cierre promedio no debe exceder 10J.

La velocidad de cierre promedio de una puerta corrediza se calcula sobre todo su viaje, menos:

1) 25mm a cada extremo del viaje, en el caso de puertas de cierre central;

2) 50mm a cada extremo del viaje, en el caso de puertas de cierre lateral;

  1. b) Un dispositivo de protección iniciará automáticamente la reapertura de la(s) puerta(s) en el caso de que una persona pase frente a la entrada durante el movimiento de cierre. El dispositivo de protección se puede dejar sin efecto a los últimos 20mm del cierre de la puerta o separación;

1) El dispositivo de protección (p. ej., cortina de luz) cubrirá la abertura sobre la distancia presente entre por lo menos 25 mm y 1600mm por encima del umbral de la puerta de la cabina;

La altura máxima de detección ha sido reducida de 1800mm a 1600mm.

2) El dispositivo de protección deberá tener la capacidad de detectar obstáculos de undiámetro mínimo de 50mm;

Ahora los fabricantes de cortinas de luz tienen que garantizar que sus detectores puedan detectar objetos de un diámetro de por lo menos 50 mm. Esto produce un impacto significativo en el número de diodos usados en las cortinas de luz tradicionales. Avire ha desarrollado un equipo de pruebas único que puede trazar automáticamente la cobertura de protección de una cortina de luz. La Figura 1 fue trazada utilizando un objeto de 50 mm que fue escaneado verticalmente 18 veces entre los dos detectores montados a una separación de 1000 mm. La línea vertical roja continua indica un disparador. Las separaciones en la línea vertical indican que no hay disparador. Como se puede observar en la Figura 1, el espacio de un detector de 18 diodos no es suficiente para asegurar una cobertura de detección del 100% con un objeto de 50 mm en el borde del detector. Los rayos diagonales usados dentro de los detectores Avire llenan eficazmente el modelo lejos del borde.

Es más fácil ver el impacto de las diagonales en la capacidad de detección reduciendo el objeto de pruebas a algo mucho más pequeño, de p. ej. 15 mm – Figura 2.

La manera estándar de resolver este problema de una cobertura escasa en la superficie de los detectores es incrementar la cantidad de diodos para que el espacio entre los diodos sea inferior a 50 mm, como se puede observar en la Figura 3.

3) Para contrarrestar las obstrucciones persistentes al cerrar la puerta, el dispositivo de protección puede ser desactivado después de un período determinado;

Esto se puede deber a una obstrucción física o vandalismo, p. ej., goma de mascar en los detectores.

4) En el caso de una falla o desactivación del dispositivo de protección, la energía cinética de las puertas será limitada a 4J, si el elevador se mantiene en funcionamiento y una señal acústica se activará en cualquier momento que se cierre(n) la(s) puerta(s).

Esto implica que cuando la cortina de luz detecta una condición de fallas, esto debe ser transmitido al controlador de puertas para limitar la fuerza de cierre de las puertas. La falla de la cortina de luz puede ser comunicada en varias formas distintas, desde la más simple, en la que el controlador de puertas identifica un disparo permanente en la salida de diagnósticos del detector, hasta los protocolos de diagnóstico más sofisticados. Esto implica que, si la salida de diagnóstico es una forma simple de derivación, se debe configurar como “cerrado normalmente” para garantizar que el sistema active la prueba ante fallas si se ven comprometidos el detector, el cableado o la fuente de alimentación. Las soluciones alternativas incluyen protocolos tales como CANopen y protocolos específicos de clientes basados en la capa física RS485. También es importante notar que durante la condición de fallas también debe activarse una alarma (señal acústica), cuando se cierran las puertas para advertir a los peatones.

Conclusión

Los nuevos requisitos de la norma EN 81-20:2014 no son obligatorios sino a partir de agosto de 2017, por lo tanto, no es necesario alertarse demasiado aún. Se espera que la mayoría de los fabricantes de elevadores que necesiten suministrar los nuevos elevadores de conformidad con la norma EN 81-20 cambien completamente a los nuevos productos, probablemente hacia mediados de 2016. Es posible que algunos lo hagan antes, pero no es esencial.

Sin embargo, es importante comenzar ahora a realizar tratativas con un proveedor de cortinas de luz que tenga buenos conocimientos sobre las nuevas regulaciones europeas y que pueda ofrecer una variedad de soluciones para satisfacer las necesidades de su sistema. Cuando las empresas estén evaluando las opciones para satisfacer las nuevas pautas, Avire le brindará asistencia en la selección del método más rentable.

Compartir artículo

Productos relacionados

Pongase en contacto con nosotros en relación a un proyecto

Contacto